PUEBLO ESTANCIA LA PAZ

Pueblo estancia la paz 2018-11-05T12:23:05+00:00

HISTORIA

Los primeros pobladores de las tierras que hoy conforman “Pueblo Estancia La Paz” fueron los indígenas sanavirones. Hacia mediados del siglo XVII este paraje llevaba el nombre de “Corral de Piedra”, y junto con el molino de “Ascochinga”, fue donado al noviciado del Colegio de la Compañía de Jesús para ser incorporado a la estancia “Santa Catalina”, hoy convertida en Patrimonio de la Humanidad, que llegó a abarcar una extensión superior a las 60.000 mil hectáreas.

Expulsados los jesuitas del Virreinato del Río de la Plata, sus propiedades fueron liquidadas y Santa Catalina fue adquirida por Don Francisco Antonio Díaz. Tras sucesivas ventas y/o legados, una fracción de al menos unas 8.500 hectáreas, conocida como puesto “Corral de Piedra”, pasa a manos de Tomás Funes y Eloísa Díaz, nieta de Don Francisco Antonio Díaz.

Tomás Funes era un destacado político de la época y fue quien, luego de que se sellara la paz entre Buenos Aires y la Confederación Argentina, tras la firma del Pacto de San José de Flores en el año 1859, decidió cambiarle el nombre a la propiedad de “Estancia Corral de Piedras” a “Estancia La Paz”, en honor al transcendental acontecimiento.

El mismo Tomás Funes fue quien construyo, a partir de 1830, el casco colonial y parte de la casa principal. Una de sus hijas, Clara Funes, se casaría con Julio Argentino Roca en 1872.

La época de mayor esplendor de la estancia transcurrió en las manos de Julio A. Roca, dos veces presidente de la República, quien a finales del siglo XIX la modernizó, incorporándole un estilo neoclásico-italiano y sumándole importantes edificios como los establos, el lavadero, la pileta cubierta y la pileta exterior. También fue el ex-presidente quién le encargó al paisajista francés Charles Thays el diseño del majestuoso parque de 100 hectáreas con su lago artificial.

Durante sus dos mandatos presidenciales, entre 1880 y 1886 y entre 1898 y 1904, fueron muchos los veranos en que el país se gobernó desde “La Paz”, y en ella recibió a grandes personalidades y políticos de la época como Avellaneda, Mitre, Sarmiento, Pellegrini y Figueroa Alcorta.

“La Paz ha sido mi refugio desde que me instalé en Buenos Aires. Allí paso todos mis veranos, gozando de la cascada natural que forma un lugar para bañarse muy agradable, aprovechando un parque que ha crecido y se ha refinado con el tiempo y disfrutando, en fin, de la fresca hospitalidad de la vieja casa” (Soy Roca, Felix Luna).

PRESENTE

Pueblo Estancia La Paz se ha convertido hoy en un extraordinario desarrollo urbanístico, que abarca 500 hectáreas, donde conviven:

  • Un barrio de campo, de 240 lotes que cuenta con una cancha de golf de18 hoyos, canchas de polo y un área ecuestre entre otros amenities.
  • Un hotel con catorce habitaciones, situado en el casco histórico de la estancia en el corazón del parque Thays, con su restaurante y su espacio de eventos.

BARRIO DE CAMPO

HOTEL

Cancha de golf de 18 hoyos
Golf Carts
Área de práctica de golf con cancha de niños
20 km de senderos para running y bicing
2 canchas de Polo de Tifway
Área Ecuestre de 26 hectáreas con:
• 8 lotes exclusivos para propietarios para construcción de caballerizas
• 1 cancha de Polo de taqueo
• Corrales para tenencia de caballos
• Montureros
• Pista de vareo y picadero
Cancha de Futbol
Cancha de Tenis

Casco Histórico y su emblemático parque exótico, diseñado por el paisajista francés Charles Thays en 1901
14 habitaciones
Restaurante 1830 en Casco Histórico
Espacio de Eventos para 400 personas
Bar Los Troncos, en Club House de Golf
La Paz Polo Club, espacio de eventos para 120 personas
Piscina
.
.
.
.
.

UBICACIÓN

CONTACTENOS AQUÍ

HISTORIA

Los primeros pobladores de las tierras que hoy conforman “Pueblo Estancia La Paz” fueron los indígenas sanavirones. Hacia mediados del siglo XVII este paraje llevaba el nombre de “Corral de Piedra”, y junto con el molino de “Ascochinga”, fue donado al noviciado del Colegio de la Compañía de Jesús para ser incorporado a la estancia “Santa Catalina”, hoy convertida en Patrimonio de la Humanidad, que llegó a abarcar una extensión superior a las 60.000 mil hectáreas.

Expulsados los jesuitas del Virreinato del Río de la Plata, sus propiedades fueron liquidadas y Santa Catalina fue adquirida por Don Francisco Antonio Díaz. Tras sucesivas ventas y/o legados, una fracción de al menos unas 8.500 hectáreas, conocida como puesto “Corral de Piedra”, pasa a manos de Tomás Funes y Eloísa Díaz, nieta de Don Francisco Antonio Díaz.

Tomás Funes era un destacado político de la época y fue quien, luego de que se sellara la paz entre Buenos Aires y la Confederación Argentina, tras la firma del Pacto de San José de Flores en el año 1859, decidió cambiarle el nombre a la propiedad de “Estancia Corral de Piedras” a “Estancia La Paz”, en honor al transcendental acontecimiento.

El mismo Tomás Funes fue quien construyo, a partir de 1830, el casco colonial y parte de la casa principal. Una de sus hijas, Clara Funes, se casaría con Julio Argentino Roca en 1872.

La época de mayor esplendor de la estancia transcurrió en las manos de Julio A. Roca, dos veces presidente de la República, quien a finales del siglo XIX la modernizó, incorporándole un estilo neoclásico-italiano y sumándole importantes edificios como los establos, el lavadero, la pileta cubierta y la pileta exterior. También fue el ex-presidente quién le encargó al paisajista francés Charles Thays el diseño del majestuoso parque de 100 hectáreas con su lago artificial.

Durante sus dos mandatos presidenciales, entre 1880 y 1886 y entre 1898 y 1904, fueron muchos los veranos en que el país se gobernó desde “La Paz”, y en ella recibió a grandes personalidades y políticos de la época como Avellaneda, Mitre, Sarmiento, Pellegrini y Figueroa Alcorta.

“La Paz ha sido mi refugio desde que me instalé en Buenos Aires. Allí paso todos mis veranos, gozando de la cascada natural que forma un lugar para bañarse muy agradable, aprovechando un parque que ha crecido y se ha refinado con el tiempo y disfrutando, en fin, de la fresca hospitalidad de la vieja casa” (Soy Roca, Felix Luna).

PRESENTE

Pueblo Estancia La Paz se ha convertido hoy en un extraordinario desarrollo urbanístico, que abarca 500 hectáreas, donde conviven:

  • Un barrio de campo, de 240 lotes que cuenta con una cancha de golf de18 hoyos, canchas de polo y un área ecuestre entre otros amenities.
  • Un hotel con catorce habitaciones, situado en el casco histórico de la estancia en el corazón del parque Thays, con su restaurante y su espacio de eventos.

BARRIO DE CAMPO

Cancha de golf de 18 hoyos
Golf Carts
Área de práctica de golf con cancha de niños
20 km de senderos para running y bicing
2 canchas de Polo de Tifway
Área Ecuestre de 26 hectáreas con:
• 8 lotes exclusivos para propietarios para construcción de caballerizas
• 1 cancha de Polo de taqueo
• Corrales para tenencia de caballos
• Montureros
• Pista de vareo y picadero
Cancha de Futbol
Cancha de Tenis

HOTEL

Casco Histórico y su emblemático parque exótico, diseñado por el paisajista francés Charles Thays en 1901
14 habitaciones
Restaurante 1830 en Casco Histórico
Espacio de Eventos para 400 personas
Bar Los Troncos, en Club House de Golf
La Paz Polo Club, espacio de eventos para 120 personas
Piscina

UBICACIÓN

CONTACTENOS AQUÍ